Seguidores

Translator

16 abril 2005

Si no sabes hallarme, para qué me escondo

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No tengo que hallarte porque no te he perdido, sigues conmigo.

Román Ahuí dijo...

¿Pronunciarás tu nombre en mi oído tan quedito que parezca un sueño?

Anónimo dijo...

Pronuncio tu nombre quedito, y besa mi boca mientras duermo.
¿Me escuchas?

Román Ahuí dijo...

Algo escucho aunque "tal vez no existas: ante la duda, un sueño". Otro, donde sentir los labios no sea solo el ejercico cotidiano del reflejo y el silencio haga de la boca "trocitos de sospecha, siete siglas de papel".