Seguidores

Translator

22 agosto 2010

Las sendas de colores

Se mira los dientes en el cristal oscuro que a pesar de todo la refleja nítida y se los mira porque Renato también se detuvo a verlos hace rato. Ni siquiera se saben sus nombres, pero uno a otro se han hecho acompañar recorriendo largas banquetas, de esas donde el borde es amarillo. La galería es pequeña y amistosa, entran para evitar las gotas insolentes sobre sus cabezas. El primer hombre al que ven, hace el amor sobre el lienzo cada vez que el pincel pinta. Pone manchas calculadas, avista en su memoria colectiva la invención de un nuevo trazo. Sofía observa un cuadro y responde: “voy a estudiar cinematografía”. Renato es invitado a la bacanal de colores y con mano palpitante esboza un círculo desacertado. Hay que huir ahora del encierro y corren para perseguir las líneas amarillas que ha dibujado un pintor mucho más alto, mientras la lluvia deslava sus raduos miedos.