Seguidores

Translator

08 marzo 2005

La quinta raya

Desenvolví lentamente la paciencia. Mi dedo prensil se dio a la tarea solo suya de acosar seis veces a las teclas. Sin que me delatara la voz, sonreí. El aparatito es un túnel mágico, que la trae aquí, desde donde quiera que esté, a su voz, entre centellas sensoriales. Estoy sentado en la banqueta oportuna de un descanso vuelta a casa. Dijo que llamaría ayer, puntual como la gota cuadrada del reloj de arena. Y yo como ser atemporal, en la cotidiana confusión de fechas y palitos cruzados por la quinta raya, creo que llamará en lo que se supone será mañana. Yo sólo llamo porque la duda ha sido formulada y el antídoto revelado entre sueños. Sólo llamo para reducir la espera.

No hay comentarios.: