Seguidores

Translator

23 febrero 2010

La muerte súbita

La pequeña Eva
sobre el cuerpo de barro humano
lame los átomos.
Qué sutiles hábitos:
rondar con los labios el vaso
y apretar la nicotina.

Las cartas cuelgan
pero aquí se quedan.

El sol afuera
derrite helados
dedos, manos.

La muerte súbita
no es permitida.

4 comentarios:

Kiddo dijo...

Usted en cinco frases contundentes atrapa la atención de la que esto escribe.
Saludos.

hatoros dijo...

PERFECTO MACHOTE UN ABRAZO

pedernal de luna dijo...

Woow,me latió la frase final (y calro, lo demas), buen cierre. Saludos

Athos dijo...

La muerte súbita
no es permitida:

La muerte súbita
es deseada...